¿Para cuándo un día del Orgullo Heterosexual?

prideflag

Todo el mundo es conocedor de la lista de discriminados por su condición heterosexual a lo largo de la historia, en este mes de celebraciones y mucho Orgullo LGTBI pretendemos abrir los ojos, prestarles un pedazo de nuestro colorido corazón y dar a conocer sus problemas.

Durante siglos, los heterosexuales se han visto obligados a esconder su orientación negándose la oportunidad de amar, hasta incluso se han llegado a sentir culpables por querer el bien absoluto hacia otro ser humano. Otros -los más valientes- han vivido su amor hasta el final, conocedores de que esa decisión les convertiría, automáticamente, en marginados sociales, vagos, maleantes… simples heterosexuales. Por no hablar de aquellos incomprendidos que jamás han sentido discrepancias para con la preconstrucción de género, ¡ah, pobres criaturas!

Bullying, palizas, asesinatos y suicidios por el mero hecho de ser heterosexual; una injusticia que aún, en pleno s.XXI, nos persigue. ¿Para cuándo entonces un día del Orgullo Heterosexual? 

 

“A mí me caen bien los heterosexuales, pero…”

Pues sí, a mí me caen bien los heterosexuales, ser heterosexual te da un je ne sais quoi que mola, yo lo intenté durante mucho tiempo sólo por molar, quizá sea que están marginados socialmente y me gustan las películas del Bronx, no lo sé. Todo es muy confuso.

El caso es que son muy majos hasta que llega este mes, el del Orgullo LGTBI, entonces parece que la gente se empieza a sentir incómoda, el ambiente empieza a caldearse… De pronto el “yo tengo amigos gays”, se convierte en un “lo que hacéis es un circo innecesario”, entonces es cuando entiendes que alguien que opina contrariamente a lo segundo jamás diría lo primero.

El Orgullo LGTBI es tan necesario como salir del armario, llamar “Novio/a” a la pareja de tu hijo/a, no ser despedido por tu orientación sexual, tener derecho a formar una familia y un matrimonio como cualquier otro ser humano, no tener miedo a manifestar tu relación u orientación en el ámbito social general… Pero, sobre todo, el Orgullo LGTBI representa cada cicatriz, cada insulto, grito, cada vez que te han echado de algún local, y sí; cada vez que un heterosexual se ha llevado las manos a la cabeza con los semáforos de Madrid.

El Orgullo LGTBI además, no discrimina (como sí hace la sociedad), es una oportunidad de celebrar que, de verdad, estás a favor de la libertad y el amor independientemente de tu condición sexual, porque a quién carajo le importa con quién te acuestes. Y es que, si estás orgulloso de tu hijo gay, también lo estarás de estar tan orgullosa, ¿no?

El Orgullo es, al fin y al cabo, un filtro para saber con quién tenemos que seguir la lucha y quién aún hoy por hoy se siente incómodo con el hecho de que dos personas del mismo sexo se amen; tan simple como eso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s